El Pacto de la moda del G7: Qué es y qué falta por hacer

By Fashion Revolution

1 month ago

En la cumbre del G7, que concluyó en Biarritz a finales de agosto, el cambio climático fue el
tema central. El 24 de agosto, justo al comienzo de la cumbre, el presidente Macron, junto con
32 importantes firmas del sector, reveló el Pacto de la Moda, un gran movimiento dentro de la
industria con el propósito de alinearla con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
Si no has leído el pacto, algo que te recomendamos, estos son los puntos principales:

  • El Pacto es una serie de compromisos fundamentados en la iniciativa Science-BasedTargets (Objetivos basados en la Ciencia, SBTs por sus siglas en inglés).
  • El propósito del Pacto es que lo adopte el 20% del sector global de la moda.
  • Los 32 signatarios incluyen:
    •  Adidas
    • Burberry
    • Chanel
    • H&M
    • Gap
    • Inditex (Zara, Mango, Bershka, etc.)
    • Nike
    • Nordstrom
    • Prada
    • Kering (Gucci, Yves St Laurent, Balenciaga, etc.)
    • Puma
    • PVH (Calvin Klein, Tommy Hilfiger, etc.)
    • Stella McCartney
  • El eje principal se sustenta en tres pilares: clima, biodiversidad y océanos.
  • Los compromisos incluyen iniciativas ya existentes como la Carta de la Moda de laCMNUCC, de la que Fashion Revolution es signataria, además de objetivos numéricos, como que las firmas emplerán energía 100% renovable en todas sus propias operaciones  para el 2030.

A continuación, tres expertos de nuestro equipo de coordinación global nos explican qué
significa este Pacto para la industria y qué queda por hacer.

Objetivos basados en Ciencia (SBTs)

“Si bien se necesitan empresas que establezcan SBTs y reporten sobre éstos para garantizar que están
monitorizando su impacto y tomando medidas tangibles para reducir las emisiones de carbono, si solo el
20% de la industria de la moda se compromete al cero neto, sobrepasaremos con creces el escenario del
1,5 o 2 grados.”
Ilishio Lovejoy,
Responsable de política e investigación

 

Orsola de Castro, cofundadora: Para cambiar el sector, es de una importancia aplastante que las firmas de moda se adhieran a la iniciativa Science-Based Targets (Objetivos basados en Ciencia, SBTs por sus siglas en inglés). De esta manera, se elimina un potencial margen de maniobra en muchos de los compromisos, generales y ambiguos, que hemos presenciado hasta ahora. 

Sienna Somers, coordinadora de política e investigación: Los SBTs para los gases de efecto invernadero se fundamentan en el tamaño y la facturación de una marca determinada. Estos deben establecer objetivos para reducir su huella ecológica en línea con la meta de -1,5 grados que exige el Panel Internacional de Cambio Climático, los cuales son ahora muy comunes dentro del sector de la moda y pueden compararse de una marca a otra. Sin embargo, la mayoría de los SBTs dentro de esta industria se centran en las operaciones propias de las empresas, sin considerar las emisiones en el plano de las materias primas, de donde sabemos que procede el impacto de la mayoría de las marcas. Necesitamos ver que las firmas establecen objetivos e iniciativas procedentes de sus proveedores de materias primas y el resto de la cadena de suministro. Me complace el que se haya sumado el desarrollo de SBTs para la biodiversidad, algo que es de vital necesidad, sobre todo en el plano de materias primas.  

Ilishio Lovejoy, gerente de política e investigación: El Índice de Transparencia de la Moda ha funcionado durante años con el fin de presionar por una transparencia pública más creíble, exhaustiva y comparable, de los compromisos, prácticas y, lo que es más importante, las incidencias de las empresas. Si bien se necesitan empresas que establezcan SBTs y reporten sobre éstos para garantizar que están monitorizando su impacto y tomando medidas tangibles para reducir las emisiones de carbono, si sólo el 20% de la industria de la moda se compromete al cero neto, sobrepasaremos con creces el escenario del 1,5 o 2 grados. Por el contrario, la Carta de la Industria de la Moda del CMNUCC pretende que al menos el 50% del sector se adhiera y no sólo abarca a las firmas de moda, sino también  medios de comunicación, asociaciones sectoriales, gobiernos y organizaciones sin ánimo de lucro. 

Colaboración por encima de competencia

Con el 20% del sector adherido al Pacto, la pregunta es: ¿y qué pasa con el resto?

“Sólo tenemos once años para detener un cambio climático irreversible. Sin embargo, el pacto estipula
que ellos, el 20% de la industria de la moda, aspiran a conseguir el cero neto para 2050. Será muy poco y
demasiado tarde.”
Sienna Somers,
Coordinadora de política e investigación

 

Ilishio Lovejoy: Necesitamos ver de manera considerable más del 20% del sector global de la moda (medido por volumen de productos) trabajando juntos para poder conseguir el necesario cambio sistémico.

Sienna Somers: Solo tenemos once años para detener un cambio climático irreversible. Sin embargo, el pacto estipula que ellos, el 20% de la industria de la moda, aspiran a conseguir el cero neto para 2050. Será muy poco y demasiado tarde. Además, los SBTs asumen que todo el mundo está haciendo fundamentalmente su “justa parte”. Sin embargo, si el restante 80% de la industria no avanza por abordar el cambio climático, no bastará con estas medidas.

Orsola de Castro: Si este 20% estuviera compuesto de firmas que nunca han hecho grandes progresos en sostenibilidad, estaríamos ante algo que merece la pena celebrar. Pero el hecho de que muchas de las marcas como Kering y Stella McCartney, hayan sido elocuentes sobre sus objetivos medioambientales durante años significa que no estamos ante nada nuevo. Kering nos ha estado contando en los últimos cinco años que son la marca de lujo más sostenible posible, pero es ahora cuando se han adherido a estos objetivos. ¿Qué han estado haciendo todo este tiempo?

En lista de signatarios la ausencia más advertida es la del grupo LVMH, propietario de Louis Vuitton, Dior, Kenzo y decenas de otras casas de lujo. Como el mayor competidor de Kering, la ausencia de LVMH es un ejemplo clásico de la mentalidad poco colaborativa que obstaculiza la innovación sostenible dentro del sector de la moda. En una emergencia climática, necesitamos colaboración por encima de competencia.  

Cambio, AHORA

Si bien el Pacto se centra en el mañana a través de sus objetivos no obligatorios, necesitamos medidas hoy. 

Ilishio Lovejoy: El Pacto hace un llamamiento a “eliminar el uso de plásticos de un solo uso en envases B2B y B2C para 2030”. Tenemos que ver medidas ahora, no para 2030. Ya no hay excusa para usar plásticos vírgenes cuando existen numerosas alternativas recicladas. 

Orsola de Castro: 2030 es ridículo: ¡para entonces podríamos haber muerto! Necesitamos la prohibición de los plásticos de un solo uso YA. 

El pacto estipula que “cada empresa miembro puede elegir los cursos de acción apropiados dentro de las posibilidades enumeradas como ejemplo debajo de cada compromiso a fin de alcanzar los objetivos definidos en el Pacto”. 

Sienna Somers: Básicamente, se está diciendo que el contenido del Pacto es no vinculante o no obligatorio; son meras sugerencias. Como ciudadanía, tenemos que hacer que las empresas rindan cuentas sobre sus compromisos; de lo contrario, estas declaraciones, estos pactos y estas cartas se quedan en un lavado verde. También tenemos que exigir legislaciones que obliguen a rendir cuentas a estas firmas (y a las que no hacen nada en absoluto), puesto que este tipo de protocolo no vinculante permite la autorregulación de la industria. En un informe sobre moda del Comité de Auditoría Medioambiental del Reino Unido se apuntaba que “la industria de la moda ha dictado sus propios deberes durante demasiado tiempo. Las iniciativas voluntarias de responsabilidad social corporativa han fracasado de manera significativa en la mejora de salarios, las condiciones de trabajo o la reducción de residuos”.

Obviando lo obvio

Pista: Se trata de la sobreproducción. 

“Debemos reducir en crecimiento para invertir en prosperidad en la cadena de suministro.”
Orsola de Castro, Cofundadora de Fashion Revolution

 

Orsola de Castro: Este Pacto es [la Cumbre de la Moda de] Copenhague una y otra vez: la misma gente diciendo lo mismo.

Ilishio Lovejoy: Necesitamos ver un mayor foco en la sobreproducción como determinante clave de la emergencia climática global.

Orsola de Castro: Las marcas no quieren hablar sobre la sobreproducción, pero esto no puede seguir así por más tiempo. Si queremos abordar el cambio climático, la moda necesita bajar el ritmo. Debemos reducir en crecimiento para invertir en prosperidad en la cadena de suministro.

Sienna Somers: El resultado es que estas marcas solo harán lo que sea de su interés y lo que no afecte a sus beneficios. Tenemos que hacer que estos temas sean una prioridad para las firmas, así como mostrarles que, si no comienzan a tomar medidas, ya no los apoyaremos. Una vez esto afecte a sus beneficios, será entonces cuando escucharán.