Declaración pública sobre la publicidad de la marca Streets – Viernes 5 de febrero 2021

By Fashion Revolution Chile

3 weeks ago

Acerca de la denuncia hecha por una usuaria, sobre el uso de un llamado de auxilio hecho a través de la etiqueta en una de sus prendas de la colección GetOut perteneciente a la marca Streets:

En  Fashion Revolution manifestamos un absoluto rechazo al uso de estrategias de marketing que tiendan a manipular la la reacción de los consumidores, banalizando las condiciones laborales y de seguridad que sufren o podrían sufrir las y los trabajadores de la confección, en cualquier eslabón de la cadena de suministro de la industria de la moda, en cualquier parte del mundo.

 

En la cadena de suministro de la moda masiva o fast fashion, las y los trabajadores al final de la cadena de suministro, en el proceso de las  materias primas y la manufactura, sufren la mayor presión de la estrategia de producir mucho, más barato y con menor calidad la ropa que vestimos que tienen las grandes marcas.

Fashion Revolution, en conjunto con MFO crearon el “Diario de las trabajadores de la confección” un estudio de campo  que recopila datos fiables y periódicos sobre las horas de trabajo, los ingresos, los gastos y el uso de herramientas financieras de los trabajadores en la cadena de suministro mundial de prendas de vestir y textiles en los países productores.

Adicionalmente a la calamidad sanitaria que ha producido la pandemia del Covid-19, los países que albergan las fábricas donde se produce la ropa masiva, están sufriendo las consecuencias de los cierres de fábricas y talleres junto con la presión que ejercen las grandes marcas, exigiendo menores precios para realizar sus encargos. Esto es particularmente evidente en Bangladesh.

Al comienzo de esta crisis las marcas dejaron de pagar los pedidos pendientes de entrega y aquellos comprometidos para el futuro, produciendo una ola masiva de despidos y movilizaciones migratorias, si antes las trabajadoras de la confección vivían en pobreza, ahora viven en pobreza extrema. La reacción de las organizaciones internacionales de la sociedad civil, no tardó en llegar. A través de la campaña #Payup (paguen a sus trabajadores), pudimos transmitir la indignación de las personas por la intolerable indiferencia de las marcas que, a pesar de todas estas consecuencias, deliberadamente dejaban de cumplir los compromisos más básicos. Con el pasar de los meses algunas marcas han regularizado esta situación, pero ahora nos enfrentamos a la relocalización de los puntos de confección y la manipulación de los precios

La publicidad a la que nos referimos en este comunicado, no refleja la intención de levantar una campaña responsable frente a una realidad que ha recrudecido el último tiempo, producto del aprovechamiento de las marcas para reducir los pagos a los talleres subcontratados. Debe haber un aporte y compromiso para luchar contra estos hechos, de manera sistémica y radical, para que esta forma de hacer industria, cambie.

Fashion revolution realiza cada año e Índice de Transparencia de la Moda, donde las grandes marcas muestran qué tan transparentes son con respecto a la información que tienen, entre otras tópicos, de las condiciones bajo las cuales  trabajan las personas que están su cadena de suministro y en caso de encontrar falencias, qué están haciendo para cambiarlo. La divulgación pública nos invita a indagar  y permite a la ciudadanía ejercer su derecho a obtener más información. La no divulgación perpetúa un sistema no inclusivo, en el que se espera que la ciudadanía confíe en las marcas que han seguido poniendo las ganancias y el crecimiento por encima de todo.

No es suficiente que la marca en cuestión se disculpe, o que París, la empresa que la distribuía, finalice el vínculo comercial. Las marcas deben tomar responsabilidad y no desentenderse, transparentando qué están haciendo para cambiar la situación de fondo y cuáles son sus compromisos, de manera concreta y transparente.

Fashion Revolution insta a las marcas y empresas minoristas a tomar con seriedad el tipo de comunicación que realizan y la información que entregan al público. La transparencia es la principal herramienta que tenemos, desde los consumidores hasta los trabajadores del final de la cadena de suministro y especialmente marcas y minoristas, para asegurar que las condiciones de trabajo, seguridad y salarios de las personas que hacen nuestra ropa, sean dignos y no perjudiquen su calidad de vida. Este debe ser el centro de la discusión, no otro.

Hoy más que nunca se hace necesario que las personas  pregunten a las marcas #QuiénHizoMiRopa y exigir una respuesta transparente, para saber quién, dónde y en qué condiciones se hace su ropa.